Cenar de cine


Cenar de cine

Desde el origen del cine ha existido una relación constante con lo que es la gastronomía y cocteleria. Con el tiempo, hemos podido observar que el cine actúa como el escaparate de contenido cultural sobre el que recaen narrativas vinculadas con el arte culinario y la cocteleria.

El protagonismo de la cocteleria en grandes escenas ayudó “a los clásicos”, ser los más pedidos en los bares. Hay secuencias, tramas y personajes que se recuerdan con una copa en la mano.

El clásico Vesper Martini agitado, pero no revuelto de James Bond, los Manhattans improvisados por Marilyn Monroe, el French 75 de Casablanca o el Moloko Plus de La Naranja Mecánica, son algunos de los muchísimos ejemplos que demuestran el vínculo entre la cocteleria y el séptimo arte,

Por otra parte, Hitchcock dijo que “Algunos films son trozos de vida. Los míos son trozos de pastel” y movía razón con su frase, ya que el cine, nos ha dejado escenas memorables y películas que bien valen ser consideradas como un buen postre.

La creciente presencia de la gastronomía en los últimos años abre caminos a nuevas tendencias cinematográficas que han adquirido gran protagonismo. Somos testigos hoy por hoy de su propagación, en el que la cocina, los fogones o el propio arte de comer son el detonante,  el  contexto  o  el  escenario  de  la narración.

Entonces, ¿Qué tal si luego del cine cenas con nosotros?

Hay 1 comentario

Add yours